cine (340) deportes (288) musica (267) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (66) economia (43) documentales (25) curiosidades (23) tv (22) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

martes, 29 de noviembre de 2011

American: The Bill Hicks Story (2009) 8/10

Supongo que más de uno con el disco Ænima de Tool se habrá preguntado quién es el tipo de barba que sale en la contraportada con la leyenda "Another Dead Hero" el mismo al que también le dedicaron un capítulo de Seinfeld.

Ese señor fue Bill Hicks, comediante y músico nacido en Georgia, USA. Fue un talento natural, nacido para la comedia despuntó como tal ya a los 16 años y llegó a desarrollar un estilo de humor negro en donde destacaban el sarcasmo y la crítica a la sociedad americana, hecho que le valió convertirse en una leyenda y abanderado de cierta forma de los críticos al consumismo y lo banal de dicha sociedad.

Este documental biográfico fue ensamblado con entrevistas a familiares, amigos y colegas, junto a presentaciones de Hicks, muestra su carrera, su forma de ver la vida y como afrontó su muerte.

Muy recomendado, seguro al terminar de verlo buscarán más videos de las actuaciones de este personaje. Más info en imdb.com.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Judas Priest - Whitesnake@Caracas, 25/09/2011


La noche del domingo 25 de septiembre de 2011 nos trajo una velada  que quedará en el recuerdo de todos los que allí asistimos. Se presentaba la banda que le dio forma al género Heavy Metal y creó el código de vestimenta de los metaleros, con 42 años de historia a cuestas Judas Priest plenó el estacionamiento del CCCT con  sus poderosos riffs de guitarra y la característica voz del Dios del Metal, Rob Halford.

Profit Producciones, para alegría de los que hemos asistido a unos cuantos conciertos en el país, se encargó impecablemente de la producción del evento. Puntualidad, orden y buen sonido estuvieron a la orden del día.

Resistencia
Antes de las 7 pm ya teníamos a Resistencia en tarima tocando un corto set de unas cinco canciones. Cabe destacar que de la Resistencia original queda poco con un line up remozado con algunos viejos conocidos de la escena nacional: Nicky Scarola y Federico Cappocci en las guitarras, Eduardo Saez en la batería, Miguel Blanco en el bajo y Andrés Csizmadia en la voz. Cerraron con su tema más emblemático, Muerto en Vida, con el apoyo vocal de (quien más podía ser) Paul Gillman.

Whitesnake en plena acción
Posteriormente aparecería la banda de Hard Rock "inglesa", y compañera de tour de Judas, Whitesnake. Encabezada por el británico (ex-Deep Purple) David Coverdale, acompañado por los guitarristas (desde el 2002) Doug Aldrich y Reb Beach, el bajista Michael Devin y el baterista Brian Tichy (desde el 2010) y el tecladista Brian Ruedy. Pongo inglesa entre comillas porque el único inglés que queda allí es Coverdale, los demás son norteamericanos.

Me gusta bastante Whitesnake. De las bandas de metal británicas que tomaron el camino más edulcorado es una de mis favoritas junto a Def Leppard así que mi expectativa era relativamente alta aunado al hecho de que su álbum de retorno del 2008, Good to Be Bad, me parece excelente. Los músicos estuvieron a la altura sonando bien duro con Aldrich a la cabeza, un excelente músico capaz de darle la fuerza necesaria a la guitarra. Hubo un duelo de solos entre los guitarristas que estuvo bastante bien pero el que se robó el show fue Tichy con su solo de batería, hizo algunas cosas interesantes con las baquetas y llegó a tocar con las palmas de las manos, todo un espectáculo. Tomen en cuenta que he visto a Mike Portnoy varias veces en vivo.

Tengo un pero: Coverdale. Su voz ya no es la misma y depende del apoyo vocal, el cual en ocasiones fue exagerado. En ese orden de ideas, a un señor de 60 años ciertas actitudes en el escenario ya no le quedan bien, pero bueno, es su estilo y son las letras, sin duda morirá así.

Whitesnake se despide
El set list estuvo muy bueno, arrancando la cortina con My Generation de The Who abriendo paso a Best Years, una poderosa canción de este nuevo Whitesnake. Posteriormente empezaría el desfile de clásicos con Give Me All Your Love, Love Ain't No Stranger y la archiconocida balada Is This Love. Posteriormente tocarían del último álbum, Forevermore, Steal Your Heart Away y Forevermore, luego vendría el mencionado duelo de guitarras, para seguir con más del último álbum con Love Will Set You Free seguido del solo de batería. En la última parte del repertorio abrirían con Here I Go Again y Still Of The Night (una de mis canciones favoritas), cerrando con dos covers de Deep Purple: Soldier of Fortune y Burn / Stormbringer.

El telón de Judas Priest
Lo más esperado de la noche estaba por venir. Con el telón del Epitaph Tour se hacían los preparativos cuando rápidamente se dejó escuchar en el fondo War Pigs de Black Sabbath (ambas bandas son originarias de Birmingham, Inglaterra) El set arrancaría con la contundente Rapid Fire y Metal Gods del disco British Steel.

Halford ya no puede dar carreras por la tarima, pero si puede imponer respeto en la audiencia con su intimidante presencia, sacerdote rindiéndole pleitesía a Judas, mientras su voz extasiaba a los metaleros de todas las edades y clases sociales que allí se dieron cita. Ya había dejado la comodidad de la zona VIP para poder apreciar desde cerca este espectacular show.

Posteriormente le tocaría el turno a Heading Out to the Highway del álbum Point of Entry. De la etapa más reciente de la banda nos traerían Judas Rising del Angel of Retribution. Saltarían bastante atrás en su discografía para tocar Starbreaker del Sin After Sin, Victim of Changes del Sad Wings of Destiny y Never Satisfied del su primer álbum, Rocka Rolla de 1974, con un recordatorio de Halford de lo vieja que es esta canción. Con Diamonds & Rust, su versión (con Priest treatment) de la canción de Joan Baez vendría el final de la primera parte de este concierto hasta ahora muy bueno.

Halford, un tipo verdaderamente simpático como se desprende de sus entrevistas, caminó por el escenario, lució diferentes capas, se comunicó mucho con el público y claro está, salió en su moto. Hubo varios cambios de fondo del escenario. Los juegos de luces fueron decentes, incluyendo los que describieron figuras en los edificios aledaños al CCCT. Una presentación relativamente sencilla pero impecable y con los recursos técnicos bien empleados.

Con un aire más pesado arrancan con Prophecy del Nostradamus, álbum con el que demostraron que estaban de vuelta y en forma. Seguiría la pegajosa Night Crawler de Painkiller y Turbo Lover de Turbo, no precisamente una de mis favoritas de la banda. A continuación una de las canciones más complejas de la noche, la excelente Beyond the Realms of Death del Stained Class.


Antes de la gira se anunció el retiro de K.K. Downing del grupo, una verdadera lástima la partida del guitarrista que junto al bajista Ian Hill fundaran Judas Priest. El sustituto: Richie Faulkner, quien dejó la banda de Lauren Harris (la hija de Steve Harris, por cierto, esta debería ser la segunda vez que visita el país ya que Lauren Harris teloneó a Iron Maiden en Caracas en el 2009). Tarea nada fácil. Musicalmente hablando el tipo es bueno, muy bueno, pero hay algo en su actitud y su imagen que para mi no concuerda armoniosamente con los otros miembros más veteranos de la banda. De todas formas el trabajo lo hace y muy bien.


El concierto seguiría con The Sentinel de Defenders of the Faith, una canción que siempre me recuerda a Iron Maiden, o Iron Maiden me la recuerda, como prefieran, ya que Judas es gran influencia de los Irons. Seguiría Blood Red Skies del Ram It Down y la segunda versión de la noche: The Green Manalishi de Fleetwood Mac (del viejo Fleetwood Mac, el rockero, resaltaba Halford) sirviendo la antesala para lo que considero la tercera parte del show: el final apoteósico. Arrancaron con Breaking The Law del British Steel (la canción más popular de la banda con una especial dedicatoria de Halford a todos los rockeros). Un solo de batería (no muy excitante) por parte de Scott Travis serviría de intro para Painkiller, el momento más "violento" de la noche.

Siguiendo en esa tónica y después de la primera solicitud de "otra, otra" del público seguiría Electric Eye de Scream for Vengeance, Hell Bent for Leather de Killing Machine y You've Got Another Thing Comin' del Screaming for Vengeance nuevamente.

Para cerrar, con el segundo encore, tocarían el himno Living After Midnight de British Steel, el álbum que más repitió en este paseo por la discografía de estos músicos británicos, leyendas del metal, un verdadero lujo en Caracas. Otro hito en mi historial de conciertos.








Pearl Jam Twenty (2011) 8/10

Pearl Jam se puede considerar a estas alturas un fenómeno de masas, a veces criticados, muchas veces idolatrados, los de Seattle llegaron a formar parte de esa exclusiva cofradía de bandas que surgieron a principios de los noventas que cambiaría el panorama musical para siempre.

Pearl Jam, a diferencia de las otras tres bandas de las que obligatoriamente siempre hay que hablar en Seattle, salió al mercado con un primer disco excepcional, elaborado con un nivel superior de calidad y más refinado. Sus contra partes de Nirvana, Soundgarden y Alice in Chains venían pateando calle antes que ellos con un sonido más crudo hasta que cada uno llegó a ese nivel, no necesariamente bueno para los fans (Kurt Cobain no tenía muy buen impresión de ellos al principio, hasta que se dejó llevar por la popularidad), pero si para las cuentas bancarias de los músicos.

Sin embargo cabe destacar que Pearl Jam no empezó allí, Mother Love Bone, la banda previa de Stone Gossard y Jeff Ament, sentó las bases. La trágica muerte de su vocalista, Andrew Wood, el posterior reclutamiento de Eddie Vedder para la banda tributo a su muerte, Temple of The Dog, en donde también tomarían parte dos Soundgarden, crearía toda la mezcla necesaria para formar una banda que se puede jactar de haber girado por todo el mundo, haber sacado al mercado 10 discos y ser la única de las cuatro (y de las más importantes del movimiento grunge) que ininterrumpidamente ha estado pateando culos desde entonces.

El documental fluye con relativa naturalidad enfocado en los músicos, sobre todo en la personalidad controvertida de Eddie Vedder. La única queja que podría tener es que faltó usar más música de la banda y no repetir tanto el tema Alive.

Referencia obligada para todos los seguidores de Pearl Jam y del movimiento grunge. Más info en imdb.com

Llegó el piedra, papel o tijera al fútbol

Dos jugadores del Borussia Monchengladbach se juegan con un piedra, papel o tijera el cobro de un tiro libre en el partido de este fin de semana ante el Colonia. Arango ni se entera de la situación.

Por cierto, el criollo marcó en la victoria de su equipo 3 - 0 un golazo de tiro libre, para mi uno de los mejores cobradores de tiros libres del mundo.

La situación:

enlace



El gol de Arango

enlace