cine (340) deportes (288) musica (267) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (66) economia (43) documentales (25) curiosidades (23) tv (22) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

viernes, 13 de abril de 2012

Marillion@Caracas, 12/04/2012

Casi 20 años pasaron para que la banda inglesa de rock progresivo Marillion volviera a pisar tierras venezolanas.  Los mismos protagonistas de aquel entonces se presentaron el día de ayer en el estacionamiento del CCCT bajo una suave lluvia, coincidente con el chaparrón que nos cayó a los que vimos a Fish en el estacionamiento del Sambil hace 11 años... pareciera que la naturaleza de nuestra ciudad reaccionara ante estas notas musicales.


Marillion tuvo la suerte (y hasta cierto punto no tanta) de contar con Fish. Su partida ocasionó un efecto similar al de Peter Gabriel en Génesis: progresivamente cambiaron de sonido a la medida de que perdían parte de su público y ganaban otro. Yo soy de los que se quedan con el Marillion de Fish, su música tendía más hacia el rock y a la voz, carisma y empuje de Fish es difícil encontrarle paralelo. Por otra parte, el trabajo de la banda ha ido decayendo con el paso de los años y perdiendo protagonismo en la escena. Una muestra de ello son sus setlists llenos de canciones con años de antigüedad.


Sin embargo son una banda compuesta por excelentes músicos que encontraron en Steve Hogarth un cantante para todos estos años y que me sorprendió gratamente el día de ayer. H (como le dicen) dentro de las posibilidades que este estilo le daba y las miradas inquisidoras del resto de sus compañeros ante sus payasadas, se las arregló para mantener al público entretenido. Su voz no se quedó atrás y resultó ser potente y de rica tonalidad.

Steve Rhotery en la guitarra es el único miembro original de la banda hasta que se consolidó la misma con la alineación actual a principios de los ochentas. Su estilo de tocar recuerda a David Gilmour y su presencia en tarima es más del típico músico de rock progresivo británico serio, semi formalmente vestido, rara vez sonríe pero hace todo a la perfección acompañado con un continuo cambio de guitarras. Peter Trewavas tiene una personalidad más rockera, vistiendo una camiseta, converse y cabezeando, este excelente bajista demostró en vivo los pergaminos que le acompañan y lo llevaron a colaborar con la super banda progresiva Transatlantic. Mark Kelly en los teclados y Ian Mosley en la batería complementan el quinteto, un poco más atrás del resto de la banda y más ocupados en lo suyo.


En el setlist tengo mis quejas, obvias cuando reconozco que soy fan de la era Fish, para mi una de las más sólidas de banda alguna del género. En comparación a los conciertos del 92 en el Poliedro la presencia de canciones de esta era decayó, como era de esperarse ante el paso de los años y producción de nuevos discos. Sin embargo, no escuchar Heart of Lotian, una de mis canciones preferidas de cualquier banda, me entristeció un poco.

Arrancaron con Cover My Eyes (Holidays in Eden), apropiada para levantarle rápidamente el ánimo al público. Siguieron con Slàinte Mhath (del Clutching at Straws de la era Fish) con Rhotery luciéndose en la guitarra, excelente canción. Para salir rápidamente de las canciones más conocidas por los menos conocedores de la banda siguió Beautiful (Afraid of Sunlight), una bella balada que junto a Cover My Eyes abrió la banda a un público más amplio en los noventas. En el mismo tono tranquilo y armonioso tocaron Easter (Seasons End) en donde nuevamente Rothery se lució con el espectacular solo de esta pieza.

Con un sampleo arrancó You're Gone (Marbles) la canción más reciente de las presentadas esta noche, una apuesta por un sonido más moderno y pop, no muy acorde a mi gusto. Seguiría Afraid of Sunlight, canción que tenía años sin escuchar y produjo un revuelo en mi cerebro al recordarla, excelente coro. De su siguiente disco, This Strange Engine, tocarían Man of a Thousand Faces con su guitarra clásica para volver al Afraid of Sunlight (el disco junto a Season's End con más presencia en el setlist con 3 canciones cada uno) con King.

Llegaría el momento más emocionante de la noche, Hogarth lo anticipó con algo parecido a "seguro ésta se la saben" y así fue. Kayleigh por bastante fue la canción más coreada. De principio a fin casi todo el público la cantó. Una verdadera joya de esta banda. Lástima que no siguieron con Lavender como lo pide la música y el disco, como así habían hecho en el Poliedro. La primera tanda de canciones terminaría con el piano de Kelly en Neverland (Marbles), otro momento para que se luciera Rothery.

Los músicos desaparecieron de la vista del público para el típico encore volviendo con dos temas del Season's End (primer disco sin Fish): las movidas Hooks in You y The Release cerrando con una Sugar Mice (Clutching at Straws) que extraña a Fish. Se volverían a ir los músicos. Cuando parecía que todo terminaba, ahora si en serio, sorprendieron al regresar para tocar y finalizar la noche con Splintering Heart (Holidays in Eden)

Como teloneros se presentó Gaelica ante un público un tanto apático ante su presencia y que poco a poco se fue ganando hasta versionar Kashmir de los Zeppelin, fue excelente.

La organización de MainEvent fue impecable: buena logística, buen sonido y buena dotación de whisky para el público entradito en años que se sacudió la corbata por un rato, recordó momentos de su juventud y que se llevarán en el recuerdo este buen show.

sábado, 7 de abril de 2012

Game of Thrones (2011-) 8/10

A Song of Ice and Fire es una serie de cinco (la sexta está en camino) novelas épicas escritas por el escritor norteamericano George R. R. Martin. Mundo imaginario con algo de fantasía y estaciones que duran años que se juntan a las típicas intrigas políticas de las coronas medievales, ambigüedad moral de la mayoría de sus personajes en contraste con el honor de unos pocos y seguramente unos cuantos paralelismos con la historia de la época.

Lo único que me evita darle una mayor valoración a esta serie de HBO es lo relativamente poco original de su base: cuentos de castillos, caballeros, intrigas y traiciones no son nada nuevo en tv y cine. Pero realmente vale la pena seguirla, excelentemente lograda, con un buen desarrollo de los personajes, espectacular fotografía digna de de las mejores producciones y una historia, a pesar de lo anterior, interesante y entretenida que te envuelve y rápidamente engancha.

Ya finalizó la primera temporada y acaba de arrancar la segunda, seguramente tendremos unas cuantas temporadas si logran mantener el nivel de la primera.

Más info en imdb.com

lunes, 2 de abril de 2012

A 20 años de la partida de Juanito

Hoy 2 de abril se cumplen 20 años del trágico accidente de tráfico que le quitaría la vida a uno de los más grandes nombres del madridismo, Juanito, cuyo temperamento, calidad y genialidad estuvo presente en el Madrid de las grandes remontadas. Fue el jugador enlace entre el equipo de los García y el de la Quinta del Buitre, pero también fue el que pateó y pisó a Matthaus y en la primera oportunidad que tuvo escupió a su ex-compañero Uli Stielike. Un torbellino de pasiones dentro y fuera del campo. Él era así y así se fue de este ingrato mundo.

Juanito, el que le dio grandeza al número 7 en el Real Madrid y por el cual en cada minuto 7 de partido el Santiago Bernabeu grita illa, illa, Juanito maravilla, presentado en este documental de Informe Robinson de Canal + con sus protagonistas.

enlace



Cuando me preguntan por qué soy madridista... es por este tipo de cosas. ¡Hala Madrid!

Reportaje de Marca.