cine (346) deportes (288) musica (274) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (26) curiosidades (23) tv (22) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

domingo, 18 de febrero de 2018

Guns N' Roses @ Copenhague, 27/06/2017

Luego de una complicada historia con Guns N'Roses...

Cuando fueron por primera vez a Caracas en 1992 con la gira del Use Your Illusion simplemente no me gustaban. Luego volvieron en 2010 cuando Axl se quedó solo con la banda. Estaban promocionando el Chinese Democracy y esa vez si fui, pero por un altercado con otro espectador que resultó ser "importante" tuvimos que salir muy temprano del evento. Un par de años después finalmente los pude ver en Hellfest 2012, pero fue un fiasco como podrán comprobar en la reseña de aquel momento. Finalmente en 2016 se anunció la tan anticipada reunión de los miembros originales de la banda y casi inmediatamente se embarcaron en el Not in This Lifetime Tour. Se especuló mucho en aquel momento sobre quienes serían los guns participantes: obviamente no podían faltar Axl, Slash y Duff. Tampoco Dizzy, el único miembro además de Axl que se ha mantenido desde principios de los 90s. Para los puestos de segunda guitarra y batería se mantuvieron los que acompañaban a Axl: Fortus y Ferrer, nada de Izzy, Adler o Sorum.

Tocó tomar más decisiones. Aprovechando la coincidencia de fechas con mi viaje anual a festivales europeos y nuestra curiosidad por conocer algo de Escandinavia, decidimos verlos en Copenhague, Dinamarca. El Telia Parken sería el recinto seleccionado para la fecha, un bonito estadio de fútbol con techo movible en el que juega el FC Copenhague y es famoso por haber acogido múltiples conciertos multitudinarios desde su inauguración.

Llegamos relativamente temprano ese día y a las afueras vimos gran cantidad de fans tomando cerveza, lo cual nos tomó por sorpresa pues esperábamos menos desorden. Pero por lo visto es la norma allá, incluso había baños portátiles dispuestos en toda la zona del estadio. Ya adentro del sitio empezamos a tomar cerveza y unos tragos que vendían en tubos de ensayo y que sabían a enjuague bucal: qué gustos tan raros tienen. Antes de empezar tuvimos oportunidad de charlar un poco con otros fans que resultaron ser suecos, tienen fama de ser más amistosos que los daneses.

Luces apagadas y el inicio de una animación con el logo de Guns indicaban que faltaba poco para iniciar el show. Sonó la música de Looney Tunes y luego la de The Equalizer, todo está listo. Aparecieron como un remolino en tarima abriendo el show con It's So Easy y Mr. Brownstone. La noche apenas empezaba. Suponemos que como parte de la negociación para la gira Axl exigió que no se olvidaran del disco que publicó cuando se quedó con la banda,  así que pudimos ver a Slash y Duff tocando Chinese Democracy. Afortunadamente pasó el momento rápido y siguieron con Welcome To The Jungle y Double Talkin' Jive -no me acordaba de esta canción-.

Conseguimos entradas para el Golden Circle -VIP- de este recinto y estábamos posicionados hacia una esquina de la tarima, desde donde veíamos a Slash, Axl y Duff bastante cerca, sobre todo cuando se acercaban a dicha esquina ya que durante el concierto se rotaban por todo el escenario. Siguieron con Better y luego la interesante Estranged, en donde Slash se luce con la guitarra.

Los covers siempre han sido importantes en la historia de esta banda. Le tocaba el turno al primero de la noche, Live And Let Die de Wings, la banda de Paul McCartney y en uno de los grandes momentos de la noche. Siguieron con Rocket Queen del Appetite for Destruction en donde Duff hace de las suyas al inicio y continuaron con Whole Lotta Rosie, una versión AC-DC, el side job de Axl -como él mismo dice-. Por cierto, tuvimos la oportunidad de ver a Axl con AC/DC el año anterior en Manchester AQUÍ les dejo la reseña. Vendría otra versión, New Rose de la banda The Damned, publicada en The Spaghetti Incident?, un disco que al final no resultó tan malo como lo pintaban en su momento.

Como nada es perfecto, tuvimos que soportar una última canción del Chinese Democracy, This I Love. Al menos el momento se borró rápido ya que a continuación tocaron Civil War, una de las grandes piezas de la banda, mezclando al final Voodoo Child de Hendrix. Vale la pena destacar que la voz de Axl está a la altura y la banda se mantiene tocando tan bien como siempre; es como si no hubieran pasado los años. Al final ¿Qué importa si están más viejos o más gordos?.

Seguidamente tocaron Yesterdays y Coma, en donde aprovecharon para presentar a los músicos. Después Slash comenzó su solo y hacia el final se montaron los demás para tocar Johnny B. Goode y el tema de El Padrino en el que el guitarrista hace derroche de su calidad y sirve de entrada para la popular Sweet Child O'Mine, canción con la que se hicieron famosos a finales de los 80s. Sin cambiar de álbum tocaron My Michelle.

Le tocaba el turno a Wish You Were Here. Fortus y Slash se pararían uno frente al otro para tocar esta bella canción de Pink Floyd en su versión instrumental. Luego el resto de la banda se uniría para tocar Layla, con Axl al piano, siendo el intro para la épica November Rain. El público, un tanto apagado hasta entonces, finalmente se emocionó, empezó a cantar y aplaudió al ritmo del momento previo al solo de Slash.

En esa misma onda melancólica tocarían Black Hole Sun, en honor a Chris Cornell, el malogrado cantante de Soundgarden. Dizzy hizo un intro con el piano para esta canción que también fue cantada por el público.

Las visuales y el sonido estuvieron a la altura del espectáculo. Siguieron con más versiones, esta vez Knockin' on Heaven's Door, canción de Bob Dylan que toda una generación conocería gracias a los Guns y cerraron con Nightrain.

Era la hora del encore. Los silbidos de Axl y la guitarra electroacústica de Slash predecían que Patience sería la primera, una de las canciones más tiernas de la banda que el público acompañó en todo momento cantando .

Faltaban sólo dos canciones, The Seeker de The Who y el himno Paradise City. La audiencia aún tenía energías para cantar y brincar al ritmo de esta festiva canción que terminó con un show de fuego, luces y pirotecnia.

Mientras el público desalojaba la sala pusieron a sonar en tape la canción de Chris Cornell You Know My Name del soundtrack de Casino Royale.

Un sueño hecho realidad.

Aquí pueden ver el setlist completo.

Gracias a lastmario por las correciones.