cine (346) deportes (288) musica (276) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (26) curiosidades (23) tv (22) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

sábado, 24 de febrero de 2018

Mad Cool, 6 - 8 Julio 2017

Era la hora de la segunda edición de la nueva referencia musical de la capital de España, el Mad Cool Festival, esta vez con más de 60 bandas en vivo y con la primera edición como experiencia para corregir los errores.

Fueron relativamente pocas las diferencias con el año anterior. Se eliminó el wallet digital para la compra de bebidas y no hubo presentaciones en los escenarios cerrados, todo al aire libre.

El festival empezó el 6 de Julio: día en el que esperábamos ver a los ingleses de Wolf Alice, pero no fue así dado que cancelaron sus presentaciones en vivo al retrasarse la publicación de su último disco. Por lo tanto nuestro primer show sería el de las chicas de Warpaint. Con uno de esos estilos que se mueven entre pop y art rock difíciles de encasillar  y que termina cayendo en la ecléctica etiqueta de Indie, empezaron con Heads Up. En la banda, donde todas cantan, destaca Emily Kokal, quien fuera novia de John Frusciante -ex Red Hot Chili Peppers-. Frusciante masterizó el primer EP de esta banda. Las vimos un rato y nos fuimos. Aquí tienen el setlist completo.

 Nos movimos a los escenarios principales en donde ya se encontraba tocando The Lumineers. A continuación arrancaron los ingleses de Foals, más indie rock, sólo que esta vez un poco más movido que Warpaint por sus notables raíces techno y sus características guitarras. Abrieron con la popular Mountain At My Gates -canción que aparece en el soundtrack del juego FIFA 2016-. Segunda banda del día en importancia, acumuló una buena cantidad de público, tanto que hacía difícil moverse entre escenarios. Más tarde tocaron My Number, otra canción conocida por nosotros, que sin ser aficionados a esta banda ni mucho menos, disfrutamos un rato de su festiva y entretenida música. Aquí les dejo el setlist completo.

Para cerrar nuestro primer día se venía el plato fuerte del festival, Foo Fighters. Ninguno de nosotros había tenido la oportunidad de verlos en vivo. Apareció la banda saludando al público, Dave Grohl nos recordó la bella luna que nos acompañaba ese día e inició con Everlong: ¡La explosión del público fue brutal! Todos empezaron a cantar y saltar. Acababan de comenzar más de dos horas de excelente entretenimiento. Una pequeña pausa en la que Dave gritó "Mother Fuckers" y arrancó -con el mismo ánimo- Monkey Wrench. Para no bajar la intensidad siguieron con Learn To Fly. No me imagino una forma mejor de empezar un concierto de esta banda de Seattle, EEUU. Siguieron con Something From Nothing, The Pretender y una versión a ritmo de balada de Big Me -canción de su primer disco-.

Los Foo tenían 6 años sin ir a Madrid, así que tenían un par de discos que presentar: el Wasting Light de 2011 y Sonic Highways de 2014. De ambos escucharíamos varias canciones como las siguientes en el setlist: Congregation y Walk. Durante esta última el público acompañaba a todo pulmón, mayormente con el "I never wanna die", otro gran momento de la noche.

Antes de seguir, Grohl charlaría un poco: preguntó quiénes habían estado en un show de Foo Fighters antes y empezó a presentar a la banda. Le tocó primero el turno al guitarrista principal Chris Shiflett y tocaron un fragmento de Panama -Van Halen-. Siguió con el bajista Nate Mendel. Nate hizo un solo apoyado en su baterista. "¡Rami Jaffee en los teclados! Tocaron Miss You -The Rolling Stones-. El siempre sonriente Pat Smears en la otra guitarra principal, tocó cualquier cosa. El talentoso baterista Taylor Hawkins, quien tarareó el famoso intro de Under Pressure de Freddy Mercury con Queen en Wembley. El mismo Taylor cantaría la siguiente canción: Cold Day In The Sun.

Volvió la fiesta con All My Life, Times Like This y These Days. Apenas acabamos de pasar la mitad del show, aún quedaba mucho tela que cortar. Siguieron con una de mis favoritas, My Hero, canción que le dedica Grohl a los héroes que hay entre nosotros. Él mismo también dedicaría la siguiente pieza, Skin And Bones, a todos los fans de la banda. A mitad de canción Jaffee empezó a tocar el acordeón.

Continuaron con tres temas del Wasting Light: White Limo, Arlandria y Rope. Grohl se puso a bromear con cuántas canciones más quería escuchar la audiencia: se acercaba el final. Siguieron con una versión lenta de Wheels y fuimos de los primeros en escuchar Run, del álbum Concrete And Gold que no había sido publicado en aquel momento. El entregado público también se sabía esta; no se pueden quejar los Foo que habían tocado canciones de todos sus discos, incluso del que estaba por salir a la venta en un par de meses.

Sólo faltaban dos canciones más: This Is A Call -del primer álbum- y, después de anunciar que ellos no hacían encores y agradecer a todos, cerraron con Best Of You. Grohl pedía más del público y este sin duda respondió toda la noche, incluso luego de dos horas de euforia ininterrumpida. Uno de los mejores shows de 2017 en mi opinión y un nuevo hito alcanzado. Siempre he dicho que Foo Fighters tal vez sea la última agrupación que apareció en la escena musical que alcanzó el estatus de megabanda.

El viernes 7 de Julio fuimos a ver sólo dos bandas, casualmente ambas de punk rock, la primera sería Rancid. Tras poder finalmente verlos, completé mi lista de grandes del punk rock de mitad de los 90s responsables, junto a Green Day, The Offspring y NOFX, de traer el género de nuevo a la palestra. El escenario tenía un trapo con la portada del ...And Out Come the Wolves, su disco más importante, que recientemente había cumplido 20 años y del cual ese día escuchamos unas cuantas canciones. Arrancaron con Radio, toda una declaración de lo que significa la música para nosotros y seguirían varias canciones del mencionado álbum, una tras otra, Roots Radicals, Journey to the End of the East Bay, Maxwell Murder y The 11th Hour. Allí estaba Tim Armstrong con una gran barba, guitarra Gretsch al hombro y su estilo único derrochando carisma sobre la tarima.

Se escuchó algo de cada álbum, incluso del recién estrenado para el momento Trouble Maker con la canción Ghost Of A Chance. En algún momento del show vimos a Tré Cool -baterista de Green Day- echándole aire con una toalla a su colega de Rancid, Branden Steineckert. A continuación tocaron la excelente Salvation del Let's Go, otro de los álbumes populares de la banda. Siguieron con I Wanna Riot y Old Friend, dos canciones que muestran la flexibilidad de la banda en estilos. En esa misma onda siguieron con Where I'm Going, también de su último disco y que canta Lars Frederiksen, la otra voz principal de la banda.

Luego volverían al punk rock más tradicional con Tenderloin, St. Mary -en las que particularmente se nota la alta calidad de su bajista, Matt Freeman- y Olympia WA -uno de sus clásicos-. Faltaba poco para terminar, sonó Fall Back Down y cerraron con las dos canciones más importantes de la banda, Time Bomb y Ruby Soho: "Destination unknown Ruby ruby ruby ruby soho" cantamos a todo pulmón. Un excelente show muy esperado por nosotros. Aquí les dejo el setlist completo.

Entre Rancid y la siguiente banda que queríamos ver teníamos bastante tiempo así que nos pusimos a vagar por el recinto. Vimos de reojo un rato en los escenarios secundarios a Ryan Adams y Kodaline, pero nos aburrimos rápido, así que nos centramos en charlar y tontear.

Con suficiente antelación nos fuimos a la tarima principal, sobre la que pocos minutos después se presentaría Green Day. Entre los máximos exponentes del punk rock californiano, definitivamente es a ellos a quienes mejor les ha ido. También son quienes más han ampliado sus horizontes musicales -lo que les ha costado la crítica de sus fans más viejos-, de forma exitosa. Además, el show que estábamos por presenciar demostraría que estamos ante una banda que dio un paso más allá del típico show de punk de protesta y se convirtió en un espectáculo apto para todo público. Tres canciones en tape anunciaban que estaba por empezar el espectáculo: Bohemian Rhapsody de Queen -la gente se la sabía :)-, Blitzkrieg Bop de Ramones -The Drunk Bunny apareció en tarima animando- y The Good, The Bad And The Ugly de Ennio Morricone, momento en el cual se montó la banda con Billy Joe cantando Know Your Enemy, Bang Bang y Revolution Radio, tres canciones de alto contenido político aprovechando la reciente elección de Donald Trump como presidente. Allí estaba Billy Joe, sobre quien el tiempo pareciera no pasar con todo y sus problemas de adicciones: sigue viéndose joven y su voz está intacta. A continuación tocaron tres del álbum American idiot: Holiday -alargaron la parte del bajo para apagar las luces y al grito de ¡España! lanzar varias consignas en contra de la homofobia y el sexismo-, Letterbomb -la gente gritó ¡eeeoooo, eeeooo¡ antes de empezar- y Boulevard of Broken Dreams, durante la cual el público empezó a cantar espontáneamente en completo éxtasis provocando que Billy Joe se acostase en la tarima en agradecimiento. Luego pediría que guardaran sus móviles y vivieran el momento, al carajo Facebook.

El show seguiría con una de las más viejas, Longview del brutal álbum Dookie. Allí presentarían a la banda: Mike Dirnt en el bajo y Tré Cool en la batería y, como en casi todas las canciones, Billy Joe siempre tenía algo que decir. Esta vez pidió que cantaran y bailaran toda la noche y aprovechó para subir a alguien del público para ayudarlo a cantar hacia el final. Antes de eso le preguntó a uno de dónde era y cuando le dijo "de Venezuela" le pareció extraño.

Más adelante tocaron una canción aún más vieja, Papper Lanterns: aquí se supo quién era un hardcore fan. Siguieron con la divertida Hitchin' a Ride, todos saltaron al ritmo de la música al grito de ¡Viva España!

Era el turno de dos de mis favoritas, una tras otra del álbum Dookie, When I Come Around y Welcome To Paradise. Seguidamente y al grito de "I wanna be the minority" todos sabíamos qué se venía. Billy Joe aprovechó para presentar a los acompañantes de la banda, Jason White en la guitarra -quien en algún momento fue miembro oficial-, Jeff Matika en la otra guitarra -responsable según Billy Joe de llevarles la cocaína directo desde Colombia- y Jason Freese en el saxo -en ese momento con un acordeón-.

Siguieron con dos canciones del American Idiot, como aparecen en el álbum: Are We The Waiting y St. Jimmy. Luego en uno de los momentos especiales de la noche, hicieron un cover de Knowledge, canción de Operation Ivy, la banda que originó Rancid, para lo cual fueron invitados a tarima Tim Armstrong, Branden Steineckert y Matt Freeman de Rancid. A un joven que habían subido del público a tocar la pandereta le regalaron una guitarra, su cara de sorpresa fue espectacular.

Durante casi toda la velada las canciones vinieron a pares, esta vez del Dookie: Basket Case y She. El público la pasó en grande esa noche. Siguiendo con King For A Day, algunos de la banda se pusieron sombreros e hicieron un medley fiestero con las canciones Shout, Teenage Kicks, Always Look on the Bright Side of Life, (I Can't Get No) Satisfaction y Hey Jude. Antes de cerrar tocarían un par más del Revolution Radio, su álbum más reciente y del cual estábamos presenciando la gira promocional.

Como conclusión tendríamos un par de encores. El primero con American Idiot y Jesus Of Suburbia -una larga canción-. Increíblemente la concurrencia aún tenía fuerzas para cantar y saltar al ritmo de los punks y vino el segundo que cerraron con Billy Joe tocando solo con su guitarra acústica las canciones 21 y Good Riddance (Time of Your Life) -en la cual soltaron papelillo-. La banda en pleno salió a despedirse con un público ya agotado pero feliz después de 28 canciones y un gran espectáculo. Aquí pueden ver el setlist en detalle.

Llegaría el último día de Mad Cool el sábado 8 de Julio. Con más sorna que otra cosa fuimos prácticamente a pasar el rato, sin embargo los dos primeros shows del día para nosotros fueron interesantes. Primero la banda británica de noise rock Savages, conformada sólo por chicas y que ya tuve la oportunidad de ver en el Primavera Sound Barcelona 2016 (Aquí les dejo la reseña). Esta vez tocaron algunas canciones distintas -setlist- pero con el mismo entretenido e interesante resultado. Luego, en la misma zona de escenarios secundarios, vimos a Dinosaur Jr.. La banda de Massachusetts fundada en 1984 es considerada una de las grandes influencias de la movida de rock alternativo que tendría su explosión a principios de los 90s, sobre todo por la forma de tocar la guitarra del vocalista J Mascis. Tras un hiato de casi diez años a principios de los 2000s, y volvería con su alineación original -la que tuvimos oportunidad de ver- con Lou Barlow en el bajo y Murph en la batería completando el power trío. Entre las canciones más conocidas que tocaron estuvieron Going Down, su cover de Just Like Heaven de The Cure, Feel The Pain y Start Choppin. Cerraron con Training Gound, un cover de Deep Wound, la banda de hardcore que formaron Mascis y Barlow antes de Dinosaur Jr. Interesante toque que nos dio la oportunidad de ver una de las grandes influencias de uno de nuestros géneros musicales preferidos, el grunge. Aquí tienen el setlist completo.

Posteriormente caminamos a la tarima principal en donde ya se presentaba Kings Of Leon. Con relativamente poco interés en la banda de Nashville, Tennessee, allí nos paramos a ver su show. En general no nos gusta mucho, a excepción de las canciones más rockeras. Allá se escucharon piezas como Fans, Notion, Use Somebody, On Call, Radioactive, Knocked Up, Sex On Fire y Waste a Moment. Aquí tienen el setlist completo. Con aún tiempo y un tanto aburridos fuimos a ver a M.I.A. pero no nos gustó, conocíamos algún material de ella pero el enfoque del show era muy techno. Aquí tienen el setlist por si lo quieren consultar. Foster The People (setlist) se presentaba en paralelo, pero ya tampoco le prestaríamos mucha atención. Teníamos razón, este día fuimos más a pasear que a escuchar música, y es que nuestros gustos a veces no son tan eclécticos.

Así cerramos la segunda edición del Mad Cool: Foo Fighters pagó la entrada al festival, la pasamos bien con Rancid y Green Day y fue interesante ver finalmente a Dinosaur Jr.

Gracias a Lastmario por las correcciones.