cine (346) deportes (288) musica (277) politica (138) humor (133) Venezuela (70) tecnologia (67) economia (43) documentales (26) curiosidades (23) tv (22) publicidad (16) sucesos (13) turismo (10) España (5) cortometrajes (5) religion (4) libros (3) mujeres (3) tramites (3) salud (2) teatro (2) Colombia (1)

jueves, 9 de agosto de 2018

Download Madrid 2018 / 28-30 Junio 2018

Aquí estamos nuevamente para reportar lo que fue la segunda edición del Download Festival en Madrid. La Caja Mágica volvió a ser seleccionada -quizás por última vez- para recibir este conglomerado de rock pesado. Decimos última vez porque las quejas de todos, tanto asistentes como organizadores, hacen pensar que el festival podría moverse a otro recinto o incluso ciudad. El olor de la planta de tratamiento de aguas fue terrible durante el evento y la falta de apoyo por parte de la alcaldía en temas de transporte y movilidad también fue notoria. En fin, pareciera que Download pudiera seguir los pasos de Mad Cool, que se fue de la Caja Mágica y ya este año se efectuó en Valdebebas, aunque no exento de problemas similares en lo referente a los atascos. Muy mal para una ciudad que quiere aparecer en el mapa europeo de festivales.

Sin embargo, quitando los problemas mencionados y algunos de sonido y disposición del evento que más adelante les comentaremos, Download Madrid 2018 estuvo nuevamente bastante bien para ser un festival relativamente pequeño y económico.

Ahora lo importante, la música:

Jueves 28. Con Arch Enemy tocando en uno de los escenarios principales nos preparamos para ver a los thrashers alemanes de Kreator. Los encabezados por Mille Petrozza -voz y guitarra- andan promocionando desde el año pasado su último álbum, Gods Of Violence, del cual escucharíamos Hail To The Hordes y la popular Satan Is Real. El setlist de sólo nueve canciones en su mayoría de reciente data contenía la poderosa Hordes Of Chaos y el clásico Pleasure To Kill. Como siempre con ellos, show impecable.

Kreator
Nos movimos un poco para ver a Marilyn Manson de lejos, ya habíamos visto el show completo en Hellfest. Pudiéramos decir que en Madrid estuvo más amistoso, tal vez el hecho de sonar mejor aquí ayudó con esa percepción. Ambos setlists fueron idénticos así que les recomendaría una lectura de la reseña de Hellfest para más información.

Nos fuimos a uno de los escenarios secundarios para ver a Myrkur. La danesa Amalie Bruun nos presenta su proyecto de Black Metal, a ratos folk rock, que en un principio se nos hizo bastante atractivo pero cuyas carencias empezamos a detallar con el pasar de los minutos. Sin embargo es un enfoque interesante que les invitamos a escuchar y ver la llamativa propuesta visual de Amalie. Aquí les dejamos el setlist que pudimos presenciar.

Myrkur
Avenged Sevenfold tocaba en unos de los escenarios principales mientras donde estábamos se preparaba Pennywise, banda de hardcore que veríamos nuevamente después de un par de años. Uno de los grandes problemas del festival fue la invasión de sonido de los escenarios principales a los secundarios, hecho que reclamó su cantante, Jim Lindberg, en plena presentación.

Volvimos al área de los escenarios principales con ánimo para presencia el show de A Perfect Circle -sí, queríamos volver a verlos- pero nos estrellamos con el hecho de que el sonido no funcionó. A diferencia de lo que sucedió con Megadeth en Hellfest, el sonido volvió justo cuando estábamos poniendo un pie fuera de la Caja Mágica, treinta minutos después, por lo tanto no regresamos, cerrando un primer día de Download Madrid un tanto flojo.

Viernes 29. Día que nos tomamos con bastante calma. Vimos un rato a Bullet For My Valentine, uno de los principales representantes del metalcoreAquí les dejo lo que tocaron.

Guns N'Roses
En una de esas extrañas ocasiones en las que he podido ver a la misma banda dos veces en el mismo tour, y prácticamente un año después de la vez anterior en Copenhague (Aquí les dejo la reseña), se presentaron en Download Madrid Guns N'Roses. Básicamente son los mismos setlists (Copenhague 2017, Madrid 2018) con algunas diferencias -para mejor esta vez- como la inclusión de Don't Cry, Used To Love Her y Slither. El público se entregó al largo show cantando cada canción que se sabía e ignorando las porquerías del Chinese Democracy que Axl se empeña en seguir tocando. Hablando de Axl: su voz estuvo bastante mal esta vez, incluso en más de una canción hizo prácticamente el ridículo para poder terminarla. Pienso que deberían hacer shows más cortos ahorrándose algunas versiones para que esa voz descanse un poco. Lo importante es la calidad, no la cantidad. No obstante siempre es un gusto poder ver a esta legendaria banda de vuelta a los ruedos con sus principales músicos.

Prácticamente de salida vimos un rato a los australianos de Parkway Drive llevándonos una grata impresión, sonaba bien serio lo que hacían. Probablemente les de un chance a pesar de que siempre me ha costado asimilar el metalcore. Andan en la gira de promoción de su último álbum Reverance con cuyos dos primeros y poderosos tracks -Wishing Wells y Prey- abrieron el concierto. Aquí les dejo el setlist completo.

Sábado 30. El último día de festival estaba por comenzar. Calentamos motores con los thrashers catalanes de Crisix. Luego nuestro grupo se dividió para ver a Judas Priest: unos decidieron verlos de cerca, otros de lejos. Los de este último grupo estuvimos más pendientes de recargar el calimocho que de la cansada voz de Rob Halford o de los intentos de Glenn Tipton de llegar a su nivel tocando en el encore. Les recuerdo que lamentablemente sufre de Parkinson y no está al 100%. Aquí les dejo el setlist completo.

Ozzy
Estaba por empezar la razón por la cual compramos la entrada: Ozzy. Sólo había pasado un par de días desde la última luna llena así que el escenario estaba perfectamente servido para que empezara el show con un video introductorio y Bark At The Moon. De inmediato notamos que Ozzy estaba en uno de sus buenos días: la voz estaba a la altura y así fue por el resto de la noche. Adam Wakeman -el hijo de Rick- empezó a tocar Mr. Crowley como lo pide la canción y luego de una pausa para que el público gritara le siguió el resto de la banda. Siguieron con I Don't Know y Zakk Wylde destacándose en la guitarra, una verdadera bestia, tanto en calidad como presencia. Siguieron con la primera de tres incursiones al material de Black Sabbath con Fairies Wear Boots ante unos psicodélicos fondos de escenario. El animado público se tomó un respiro con Suicide Solution, el tercer tema de la noche del álbum Blizzard Of Ozz. Justo al terminar Ozzy interactuó con el público pidiendo un Yeah! y anunciando la siguiente canción: No More Tears. De inmediato Blasko -bajista que ya tiene 15 años con la banda- arrancó. A mitad de canción se produjo uno de los momentos más emocionantes del concierto cuando Wakeman hizo el teclado y Wylde empezó a armar el brutal solo de esta canción, la gente la pasó en grande. Del mismo álbum No More Tears siguieron con The Road To Nowhere. El show de luces y el sonido estuvieron impecables, mejor imposible. Ozzy aprovechó para presentar a la banda y anunciar la siguiente pieza, otro momento de Black Sabbath, nada más y nada menos que War Pigs! La alarma antiaérea inició para deleite de la multitud que cantó a todo pulmón la popular canción. El escenario parecía arder con la gigante cruz en el centro simulando estar en llamas. A continuación llegó un medley sin voces de Miracle Man, Crazy Babies, Desire y Perry Mason para que Wylde se luciera, y vaya que lo hizo: tocó hasta con los dientes, literalmente. Al terminar le tocó el turno al excelente baterista, Tommy Clufetos, de lucirse con su solo. Homenaje para la excelente banda que estábamos presenciando y tiempo para que Ozzy descansara su maltratadas cuerdas vocales y volviera recargado para cantar Shot In The Dark del álbum The Ultimate Sin. Faltaban dos canciones más antes del encore: I Don't Want To Change The World (No More Tears) y la muy coreada Crazy Train (Blizzard Of Ozz). Después de la pausa de cortesía saldrían para tocar Mama I'm Coming Home (No More Tears) para la cual Wylde apareció con una guitarra doble. El público sabiendo que faltaba poco supo retribuir a la banda. Sólo faltaba una: Paranoid (Black Sabbath). Se armó la fiesta. Cada vez que veo a Ozzy me siento agradecido con la vida por permitirme disfrutar de estos pequeños placeres. Larga vida al príncipe de las tinieblas.

Carcass
Un festival que para mí empezó flojo estaba cerrando de insuperable forma. Aún quedaba algo más, la guinda del pastel musical. Ya bastante entrada la noche le tocaba el turno a la última banda que veríamos, De Liverpool, Reino Unido, Carcass. Una de las bandas más importantes del death metal se presentaba por cuarta vez en Madrid -parecieran pocas presentaciones para los veinte años de actividad que acumulan-. En mi caso sería la tercera presentación que tendría el gusto de presenciar (Caracas 2008, Hellfest 2014) y aún con el Surgical Steel -su último álbum ya de 2013- como centro de atracción. Del mismo empezaron con 316L Surgical Grade Steel (El tipo de acero inoxidable particularmente resistente al ácido). Siguieron con la brutal Buried Dreams de Heartwork -uno de mis discos favoritos de metal- mientras Jeff Walker sonreía, algo que no siempre sucede con este "antipático" cantante y bajista. La voz femenina diciendo "If visible identification is not possible..." anunciaba que seguía Incarnated Solvent Abuse del álbum Necroticism: Descanting the Insalubrious. Volvieron al Surgical Steel por última vez en la noche con Unfit For Human Consumption, Cadaver Pouch Conveyor System y Captive Bolt Pistol. De ahora en adelante sólo vendrían clásicos de la banda, varios a manera de medleys y con todos sus discos representados. Bill Steer, el fundador de ésto junto a Walker, nos deleitaba con su poderosa guitarra; lástima que Michael Amott -Arch Enemy- ya no está. A estas alturas del concierto la olla (Mosh Pit, Pogo) del relativamente pequeño escenario secundario en donde estaban tocando se encontraba en su punto. Tanto así que en algún momento decidí meterme, algo que tenía años sin hacer. Así fue como sonaron en el resto de la noche verdaderas joyas del deathmetal como Exhume To Consume, Black Star, Corporal Jigsore Quandary y Heartwork. Había olvidado que estar en la olla es algo extenuante, pero Carcass bien valía la pena: el sonido, ambiente y calimocho estaban a tope.

Escrito por Ubiaga. Edición de texto por Lastmario.